Balance mid 2020 y objetivos del 2º semestre

Seguro que si te pones a analizar tu semestre encontrarás una cantidad tremenda de subidas y bajadas emocionales, preocupaciones, esperanzas, positividad y negatividad.

Yo no soy diferente y creo que estos últimos 6 meses he tenido más aprendizajes y más bajadas de autoestima que en los últimos 3 años.

Por muy claras que pensaba que tenía las cosas y por más esperanzas que tenía depositadas en algunos proyectos, el Coronavirus y sus tres meses de estado de alarma han provocado que se diera la vuelta a la sartén sin plato, y la tortilla, que estaba medio cuajar, sabes tú bien a dónde ha podido ir a parar…

También es verdad que he tenido algunas grandes victorias y premios, así que no todo son quejas.

Balance 1er semestre 2020

De cómo empezó el 2020 a cómo ha terminado el mes de junio nada tiene que ver.
El año empezó con grandes clientes estables, un claro objetivo de crecimiento, proyectos motivadores que estaban cociéndose, ganas de activar una agencia de desarrollo web… ¿Qué te voy a contar que no puedas ver en el post que escribí?

Pues te pondré al día para que sepas cómo estoy ahora.

Estado de clientes y proyectos

Los grandes clientes de los que hablaba ya no están. Por H o por B, las empresas para las que trabajaba y de las cuales recibía la mayoría de mis ingresos dejaron de contar conmigo.

Los clientes medianos de repente desaparecieron dejando en pausa sus proyectos y dejaron en el baúl del olvido los pagos pendientes…

Mi intención de establecer unos protocolos replicables que pudieran ejecutar terceros no salió como esperaba.

Sí que es verdad que he automatizado mucho el lanzamiento de proyectos, pero como cada caso tiene unas necesidades diferentes, unos objetivos y un presupuesto, no se puede extrapolar el modus operandi de un proyecto a otro. Y menos aún automatizar o delegar.

Tropezar dos veces con la misma piedra

Releyendo mi balance de 2019 dije:

“También he aprendido que es necesario testear primero a los colaboradores antes de delegar, ya que la calidad del trabajo que tú entregas se puede ver afectada y cuando vas con el tiempo ajustado no te da tiempo a reaccionar.”

Pues bien, parece ser que no aprendí bien la lección porque otra vez me ha pasado que delegar parte del desarrollo de un proyecto ha provocado que el pato lo pague yo, ingresando menos, aumentando mis dolores de cabeza y que encima los colaboradores no aprendan nada de la equivocación.

Los proyectos con clientes externos no estando al frente del proyecto pueden provocar que se despilfarre mucho el tiempo al tomar malas decisiones, aceptando peticiones y dando por hecho el desarrollo de funcionalidades no presupuestadas y sin posibilidad de enmendar esto sin quedar maltrecha la relación con el cliente.

Objetivos no cumplidos

Uno de los objetivos que me marqué a comiezos de año y que evidentemente no he cumplido es el siguiente:

Por eso me gustaría trabajar en una nueva estrategia: establecer un solo objetivo diario e intentar cumplirlo antes de las 20:30 de la tarde. Si fueran objetivos más fáciles, simplemente establecer dos por día.

El caso es que, sinceramente, no recuerdo si he llegado a cumplir este punto algún día…

Ahora lo que hago es tener mi lista de objetivos semanales e intentar cumplirlos lo antes posible, pero sin perder ni una sola oportunidad de pasar tiempo con mi familia y disfrutar de cada segundo con ellos.

Hay que valorar que puede que mañana no estemos aquí, y que el tiempo dedicado a tu familia es un tiempo inmortalizado en su recuerdo, el tiempo dedicado al trabajo es una cosa que solamente recordarás tú.

Balance económico

Todas estas cosas han conseguido que a nivel económico el semestre se salvara por los pelos. Los dos meses de parón de ingresos, los impagos de proyectos iniciados y la extinción de otros ha resultado en un balance de beneficios inferior a los 1.000€.

Cosas positivas de este semestre

No todo ha sido malo este semestre, ni mucho menos. Ciertos objetivos se han cumplido, nuevos proyectos han nacido y otros han evolucionado y crecido.

Evolución del proyecto Carta Personalizada

El proyecto de Carta Personalizada ha tenido una crecida importante gracias a unas buenas tomas de decisiones: poner la carta para su descarga gratuita durante el estado de alarma y la posterior rebaja a 1,99€ una vez retomada la monetización de la misma.

Como errores que cometimos y que intentaré que no vuelva a pasar es que no intenté recolectar enlaces de medios informativos. Por culpa de esto nuestra competencia nos adelantó por la izquierda sin darnos cuenta.

Nota para el futuro: cuando hagas una acción que sea susceptible de ser noticia, no te lo pienses ni dos segundos, envía un correo con una posible nota de prensa a todos los medios digitales, ya que esos enlaces valen ORO en tu estrategia SEO.

Gran evolución en el podcast de La Escalera

Si el año pasado nuestro pico estaba en 400 escuchas, este semestre nos hemos duplicado, teniendo una media de 600 y picos de hasta 800 en el episodio que entrevistamos a Diego y hablamos sobre WordPress.

Estas estadísticas sacadas de los datos de nuestro servidor nada tienen que ver con las estadísticas públicas en Ivoox, será que nuestros seguidores pasan mucho de esta plataforma que te mete publicidad hasta en la sopa o porque nuestro feed principal está en nuestra web y no en una plataforma.

En spotify los picos andan sobre las 10 escuchas y en Ivoox una media de 25 y un pico de 36 en el caso del episodio de la comunidad de WordPress.

Redescubrimiento de las herramientas No-code

Otra cosa positiva que recojo de este semestre es el desarrollo de un MVP que ya se ha valido usando herramientas NOCODE. Me he demostrado a mí mismo que se puede hacer algo sin programación, cobrar por ello, que el cliente quede muy, muy contento y que encima él valide su idea a un precio irrisorio.

Esta demostración de poder me ha hecho replantearme mi carrera como programador y querer enfocarme en la mejora en el uso de estas herramientas.

Siempre me ha gustado trabajar con PHP y JS, no se me ha dado mal, pero no soy ni mucho menos un buen programador. No sentirme bueno provocaba que mis inseguridades y mis limitaciones a veces afectaras a los grandes proyectos en los que me veía envuelto.

Con las herramientas Nocode se reduce la fricción que supone tener que conocer bien una tecnología a nivel de código, pudiendo desarrollar solo la parte funcional con una aproximación más lean.

Nacimiento de una nueva agencia

En aras de sembrar para recoger leads que quisieran una web a bajo coste monté Agencia Crítica junto con mi compañero Javier Jiménez, especialista en campañas online, y la copywritter Judit Navarrete.

Gracias a las labores comerciales de Javier, hemos iniciado nuestros primeros proyectos, como el de Eat and Move o el de Black Plan.

La idea para esta agencia es posicionarnos en buscadores para captar leads que busquen un web económica, rápida de ejecutar, sin mayores complicaciones.

Nuevas fuentes de ingresos

Las necesidades de alcanzar una facturación mínima mensual han desaparecido al nacer una nueva fuente de ingresos que no dependen de mi tiempo.

Esto se traduce en una mayor tranquilidad y libertad a la hora de poder elegir qué proyectos coger y poder dedicarle más tiempo a la familia, acercándome más a la jubilación deseada que menciono en la página de sobre mí.

Objetivos para el segundo semestre

Y llega la hora de las promesas. Soy muy malo cumpliendo esta parte del artículo, pero está bien que quede por escrito, así las ostias mentales para mi yo del futuro serán más contundentes.

Dar prioridad a proyectos propios en lugar de a clientes

Los clientes son elementos impredecibles, como el vuelo de un saltamontes cuando estás andando por la hierba alta.

Es una de los mayores aprendizajes de este semestre. Como dice mi compañero de Mastermind Enric Cortiñas: los pagos por adelantado.

El problema no termina de ser de los pagos, si no más bien del abandono de los proyectos. Al quedar los proyectos en pausa no se terminan ni de desarrollar ni de cobrar.

Por ello los proyectos personales, aunque al principio den menos dinero, se hacen estables a largo plazo y los evolucionas en medida de tus posibilidades, sin que tu trabajo y esfuerzo caiga en saco roto.

Trabajar con buenos colaboradores

El expertise de los colaboradores hace que el desarrollo de un proyecto vaya a velocidad crucero o a trompicones.

Por ejemplo, trabajar con Enric en nuestro primer proyecto juntos me ha enseñado que el desarrollo puede ir sobre ruedas si la persona en la que confías hace bien su parte de tareas sin provocar que la parte que te toca a tí crezca desmesuradamente por una gestión deficiente.

Es por eso que a partir de ahora voy a trabajar exclusivamente con colaboradores que sepan organizar y liderar proyectos de forma eficiente.

First we make friends, then we do business

Esta frase que repito como un mantra ya empecé a ponerla en práctica el semestre pasado y como es normal en algo que te ha ido bien, seguiré ejecutándola esta segunda mitad de año.

Establecer una relación cercana con la persona a la cual estás dedicándole tu tiempo y tus conocimientos se hace imprescindible a la hora de que te valoren como profesional y valoren tu trabajo como es debido.

La comunicación se hace más fluida y se estrechan lazos, haciendo más fácil la continuidad de los proyectos y la sensación de pertenencia.

Esta relación también hace posible que estos nuevos clientes sean capaces de venderte mejor que ninguna carta de ventas, abriéndote paso en el mercado.

Trabajar exclusivamente en los proyectos que me aporten

Otro de los objetivos para este final de año es el de trabajar con gente dispuesta a pagar bien y a reconocer el mérito.

Ya no dudó en recomendar otras herramientas, otros servicios que, aunque me hagan perder la venta, me permitan tener más libertad de elección y, si hay suerte, el lead se quede con un buen sabor de boca y me recomiende o me busque en un futuro.

Como he dicho antes, este punto se hace posible al no tener una dependencia económica total de los ingresos por esta vía, la famosa libertad financiera.

Ir pensando en la especialización

Escuchando el episodio de Roger Viladrosa sobre cómo ha alcanzado una facturación increíble a sus 25 años me han hecho reflexionar sobre qué estoy haciendo mal.

Esto me ha llevado a la clara lacra que tengo, y es la falta de especialización. El saber hacer casi de todo y el gustarme, hace que no me pueda especializar en una cosa en concreto, no pudiendo mejorar mis cualidades ni presentarme a proyectos en los que de verdad tenga un excelente rendimiento.

Por otro lado, la falta de especialización me permite lanzar proyectos conociendo cada una de las patas de negocio, haciendo más equilibrado el solopreneurismo.

Pero, independientemente, tengo que empezar a darle vueltas a lo que realmente me gusta y dónde me veo potente.

Disfrutar del proceso

Con el nacimiento de diferentes colaboraciones he descubierto que trabajar con perfiles complementarios al mío y con el mismo nivel de implicación en el proyecto hace que disfrute más del proceso y del tiempo que dedico a hacer lo que me gusta.

Conclusiones

Superar nuevos retos, la nueva pasión por el desarrollo nocode y el disfrute del tiempo dedicado tanto a los nuevos proyectos como a aprender y crecer profesionalmente harán que este 2020 termine por todo lo alto ?.

Y recuerda que si escribes también tus memorias, balances y objetivos me dejes en los comentarios el enlace para que yo y más personas podamos disfrutar de ellas y hacer de abogado para ver si estás o no cumpliendo con ellos.

Fotografía principal realizada por @katetrifo en Unsplash

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *