El origen de la jubilación y las pensiones

El origen de la jubilación y las pensiones - El Martinical La Newsletter de los martes 1

En la misma época en la que nació el salario, también nació el concepto de la jubilación.

Entonces estaba bien justificada.

Si tras 25 años militando por la patria conseguías regresar con vida, se te concedía una parcela y el equivalente a 12 años de salario en el dinero de aquella época.

Con la caída del Imperio Romano esta ayudita se dejó un poco de la mano de Dios.

Bastantes siglos más tarde, en la Alemania moderna de Bismarck, se reinventó el concepto.

Al canciller le hacían poca gracia los socialistas.

Tras varios intentos fallidos de parar el movimiento obrero y los sindicatos, se las ingenió para impulsar tres grandes reformas laborales.

Un seguro de enfermedad, un seguro de accidentes, y finalmente, en 1889, el primer sistema de pensiones de jubilación de la historia.

Consiguió apaciguar el descontento de la gran masa trabajadora.

Pero lo mejor de todo, la edad de jubilación: 70 años.

Por aquel entonces, la esperanza media de vida era poco más de 36 años, por lo que solo un cuarto de los hombres y un tercio de las mujeres llegaban vivos a cobrar la pensión.

A Bismark le salían los números.

En la actualidad, si te cuidas un poco, comes sano y haces deporte, a los 65 años llegas chupado.

De hecho, la esperanza de vida media ahora mismo en España es de 82 años y 4 meses.

A nosotros no nos salen los números.

Y menos, si como yo, estás deseando jubilarte lo antes posible.

Pero claro, lo de vivir de la paguita del estado, previo pago de 37 años, lo doy por imposible. Te animo a que tú mismo hagas las cuentas.

Para mi la jubilación no solo consiste en tener ingresos sin la necesidad de cambiar tiempo por dinero.

No.

Va un paso más alla.

Consiste en no depender de una localización fija, ni de un horario fijo, para conseguir esos ingresos.

Por supuesto, que estos ingresos no dependan de un solo jefe ni de unos pocos clientes.

Busco estabilidad, tanto en mi tiempo como en mi cabeza.

Y que todo esto llegue lo antes posible.

Así que te animo a hacer lo que bien aconseja Joan Tobau: piensa qué vida quieres y prepara un plan financiero.

Y por Dios, que tu plan no sea dejar que otro cada año decida las nuevas condiciones de tu jubilación.

También, hilando con la longevidad, tener una mente y un cuerpo activo, hace que seas uno de los que suben la media.

Por lo tanto, un punto óptimo para mi para poder seguir desarrollando mi actividad profesional y seguir disfrutando de la vida y de la familia, es tener una jornada semanal de 20 horas, repartidos en 4 días.

Ese es mi punto dulce, que no tiene por qué ser el tuyo.

…seguimos en la newsletter…

Esta entrada es un extracto de la newsletter de “El Martinical”.

Cada martes a la 13h, una reflexión sobre negocios, filosofía de vida, sentido poco común, hábitos, captación, ventas y persuasión.

Historias fruto de una mente huidiza.

Apúntate aquí.

Información básica sobre protección de datos

Responsable y destinatario
Antonio Sánchez Sánchez (un servidor).

Finalidad de la recogida y tratamiento
Al dejarme tu email, la idea es apuntarte a la newsletter. Te llegará un email de confirmación diferente. Mucha gente no pasa de ahí.

Derechos
En cada email que recibas, abajo del todo, hay un enlace para borrarse y dejar de recibir más. Un clic y estás fuera, cero resentimientos.

Información adicional
En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas legales.

Fotografía principal realizada por @adityaries en Unsplash

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.