El número de impresiones necesarias para vender

El número de impresiones necesarias para vender - El Martinical La Newsletter de los martes 1

A finales del siglo XIX, mientras que Napoleón invadía España, las colonias de la América española vieron su oportunidad y comenzaron a independizarse.

Cada uno de los territorios americanos que antes formaban parte del imperio en el que nunca se ponía el sol estaban empezando a remar su propia canoa.

El último aliento del imperio español se dió en el desastre de 1898, con la pérdida de Puerto Rico, Cuba, Filipinas y Guam. 

¿Recuerdas esa generación de autores y poetas que estudiaste en el instituto? Pues el 98 es por este año.

Situados ya, continuemos.

Trece años antes de este evento, en 1885, un reputado hombre de negocios de Londres publicó una guía acerca de la frecuencia en la publicidad y el marketing.

Un extracto que seguramente habrás leído ya, decía:

———

  • La vez que la gente pasa delante de cualquier anuncio, ni siquiera lo ve.
  • La , el anuncio pasa desapercibido.
  • La , se acaban de dar cuenta de que está ahí.
  • La , tiene una sensación fugaz de haberlo visto antes en algún sitio.
  • La , se paran a leer el anuncio.
  • La , muestran clara indiferencia ante el anuncio.
  • La , empiezan a notar un poco de irritación por su presencia.
  • La , piensan: “Aquí está este condenado anuncio otra vez”.
  • La , empiezan a preguntarse si se están perdiendo algo.
  • La 10ª, preguntan a sus amigos y vecinos si lo han probado.
  • La 11ª, se plantean cómo narices se puede permitir esa empresa tanto anuncio.
  • La 12ª, empiezan a pensar que realmente debe ser un buen producto.
  • La 13ª, ya comienzan a percibir que el producto tiene valor.
  • La 14ª, piensan que desde hace un tiempo querían un producto exactamente igual.
  • La 15ª, empiezan a anhelarlo porque no se lo pueden permitir.
  • La 16ª, aceptan el hecho de que en algún momento del futuro lo comprarán.
  • La 17ª, se apuntan el producto en la lista de la compra.
  • La 18ª, maldicen no tener suficiente dinero para comprar este magnífico producto.
  • La 19ª, cuentan cuánto dinero tienen detenidamente.
  • La 20ª vez que la gente ve el anuncio, compran lo que en él se ofrece.

———-

Si te paras a pensar detenidamente, mientras pasas las horas muertas por alguna red o haciendo zapping en la tele, seguramente hayas pasado por muchos de estos pasos.

Si te has visto atrapado por la teletienda a altas horas de la madrugada, pasas por cada punto de la lista de arriba con cada minuto que sigues mirando.

Tener este listado de pasos presente en tu cabeza a la hora de hacer cualquier llamamiento te ayudará a silenciar el impostor que hay dentro de ti.

Ese impostor que te dice que estás siendo un cansino, que estás molestando a tu cliente (o futuro cliente).

Creeme, la gente no se molesta por que le repitas 20 veces una cosa.

No.

La gente se molesta por el cansinismo, la monotonía y el aburrimiento.

Si transmites tu mensaje de forma entretenida, ya sea en vídeos de YouTube, en una Newsletter, en tus stories de Instagram o, puestos a decir, en TikTok, conseguirás llevarles de un punto a otro.

Llevarlos de no saber que existes a pensar que tu producto es realmente bueno.

Hacerles pasar de la indiferencia a la compra.

Así que hoy, tras leer de nuevo el proceso que describía Thomas Smith en su guía “Successful Advertising” de 1885, te invito a que insistas.

En Internet, tu cliente potencial lo tiene muy fácil para no dar una respuesta. No necesita ni decirte que sí ni decirte que no.

Pasar de tu cara es una opción muy válida.

Por ello te repito: insiste, insiste, no dejes que tu mensaje se pierda entre una vorágine de desinformación y pasotismo.

Insiste hasta que empieces a ver caer dinero en tu cartera.

…seguimos en la newsletter…

Esta entrada es un extracto de la newsletter de “El Martinical”.

Cada martes a la 13h, una reflexión sobre negocios, filosofía de vida, sentido poco común, hábitos, captación, ventas y persuasión.

Historias fruto de una mente huidiza.

Apúntate aquí.

Información básica sobre protección de datos

Responsable y destinatario
Antonio Sánchez Sánchez (un servidor).

Finalidad de la recogida y tratamiento
Al dejarme tu email, la idea es apuntarte a la newsletter. Te llegará un email de confirmación diferente. Mucha gente no pasa de ahí.

Derechos
En cada email que recibas, abajo del todo, hay un enlace para borrarse y dejar de recibir más. Un clic y estás fuera, cero resentimientos.

Información adicional
En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas legales.

Fotografía principal realizada por @adityaries en Unsplash

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.