Cómo llegar a viejo sin preocupaciones financieras

Cómo llegar a viejo sin preocupaciones financieras - El Martinical La Newsletter de los martes 1

En 1947 tres físicos estadounidenses estaban llevando a cabo el descubrimiento más importante del siglo XX.

Estaban a punto de inventar el transistor.

Pero no el transistor donde escuchaba tu abuelo los partidos en el larguero.

No.

Me refiero al transistor que hay en todos los circuitos electrónicos, incluido el móvil que ahora tienes entre las manos.

Ese mismo año, cruzando medio Pacífico, la señora Kiyosaki daba a luz en Hawái al que cinco décadas más tarde se convertiría en autor del Bestseller “Rich Dad, Poor Dad”.

Un libro que, pese a la ficción de la historia, tiene grandes lecciones sobre finanzas personales.

Ideas básicas para tener saneadas tus cuentas, pero no más revolucionarias que las que podría haberte enseñado tu abuelo.

Vamos con la primera.

Vigila tu cashflow.

No gastes más de lo que ganas. Gastar más de lo que ganas te hace más pobre, además de ser una putada para tu yo del futuro.

Dicho en otras palabras, no eres lo que ganas, eres lo que te queda, pero el tema signaling lo dejo para otro email.

Lo más importante es que comprendas lo que es el CashFlow, o flujo de caja.

La libertad financiera es tener un resultado positivo restándole los pasivos a tus activos.

Los activos te dan dinero sin necesidad de cambiar tu tiempo, y los pasivos te lo quitan.

La segunda.

Reinvierte tus ahorros.

Tu dinero, parado en el banco, se devalúa. No digo que inviertas todo, tener metálico disponible para imprevistos es sinónimo de tranquilidad.

Me refiero a invertir el dinero que no vas a necesitar en mínimo 6 meses.

En la época de tu abuelo, o de Robert, lo suyo era invertir en inmuebles. A ellos les pilló en un periodo alcista, ahora no es tan rentable.

Por mucho que insistan los gurús de YouTube en que inviertas en un pisito para alquiler, encontrarás mayores beneficios en DeFi.

Y la tercera idea, la deuda es mala.

Es la forma más tonta de pillarte los dedos y reducir tu libertad de movimiento.

¿Recuerdas lo que decía tu abuelo sobre pedir a los bancos?

Ocho años después del lanzamiento del libro que pintó en nuestras cabezas la idea de estar viviendo en una rueda de hámster al no saber controlar tu Cashflow, Kiyosaki sacó otro libro.

Menos exitoso que la historieta de los dos padres, pero con ideas muy potentes, sobre todo si estás pensando en montartelo por tu cuenta.

Presta atención.

El título de ese libro pretendía atinar en trabajadores por cuenta ajena que, cansados de estar dándole a la manivela para que otros cumplan sus sueños, quisieran lanzarse a emprender.

El típico anuncio de “aprende XXXX y vive la vida de tus sueños” que estás hasta las narices de ver en YouTube, pero en 272 páginas.

Robert, en este libro, habla de todos los puntos que debes tener bajo control antes de lanzarte de lleno con tu propio negocio.

De menor a mayor importancia:

  1. Producto
  2. Legalidad
  3. Sistemas
  4. Marketing
  5. CashFlow

Imagínalas dentro de la pirámide de alimentos que ves en el dorso de los cereales.

De nuevo, el flujo de caja como base para un negocio solvente.

El autor comenta que, para montártelo de nuevas, tienes que tener controlados estos cinco apartados, ya seas tú quien lo controle u otro asociado a tu empresa.

En la parte superior de la pirámide, el producto, lo que más nos engolosina a los makers y lo menos importante.

Cuanto más abajo de la pirámide soluciones un problema, mayor la repercusión sobre tu negocio.

De nada sirve tener un producto de fruta madre si a la mínima patentan tu producto en tu cara o te llega una multa por no haber hecho las cosas correctamente.

O peor aún, cuando llega una crisis, le cortas el grifo al marketing. ¿Quién va a trabajar en atraer nuevos clientes?

Por supuesto, un flujo de caja positivo es imprescindible.

Imagina tener una multinacional como cliente y que te paguen a 60 días. Tendrías que terminar pidiendo un préstamo para llegar a fin de mes y pasarías las noches en vela escuchando a tu abuelo: “Te lo dije”.

…seguimos en la newsletter…

Esta entrada es un extracto de la newsletter de “El Martinical”.

Cada martes a la 13h, una reflexión sobre negocios, filosofía de vida, sentido poco común, hábitos, captación, ventas y persuasión.

Historias fruto de una mente huidiza.

Apúntate aquí.

Información básica sobre protección de datos

Responsable y destinatario
Antonio Sánchez Sánchez (un servidor).

Finalidad de la recogida y tratamiento
Al dejarme tu email, la idea es apuntarte a la newsletter. Te llegará un email de confirmación diferente. Mucha gente no pasa de ahí.

Derechos
En cada email que recibas, abajo del todo, hay un enlace para borrarse y dejar de recibir más. Un clic y estás fuera, cero resentimientos.

Información adicional
En la política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas legales.

Fotografía principal realizada por @adityaries en Unsplash

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.